El Periódico Comunitario para la Comunidad Hispano-Americana del Sur de la Florida

La Ley del Éxito

Por Angélica Bracho

Napoleón HillMuchas veces nos preguntamos como algunas personas han alcanzado el éxito en tan corto tiempo y han hecho de sus ideas un vehículo para amasar grandes fortunas. En mi búsqueda constante de conocimiento que me permita ser una mejor persona y lograr una estabilidad financiera sostenida, encontré un libro llamado “La Ley del Éxito en 16 Lecciones” de Napoleón Hill. Quedé maravillada con los preceptos que este hombre escribió hace ya varias décadas y como aún siguen vigentes. Sin duda alguna, no basta con solo leer su obra, sino más bien un profundo autoanálisis para determinar qué estamos haciendo para no alcanzar nuestras metas, cambiar los hábitos que nos impiden evolucionar y adoptar una nueva forma de actuar y de pensar que nos permita convertir en realidad  nuestros sueños. A continuación les señalo de que trata las primeras 8 de las 16 lecciones que consta la obra.
1. La Mente Maestra. En está lección, Hill explica que los puntos más débiles de la personalidad de un ser humano son la intolerancia, la codicia, la avaricia, los celos, la desconfianza, la venganza, el egoísmo, la vanidad, la tendencia de cosechar lo que no sembró y el hábito de gastar más de lo que se gana. Una vez que un individuo logra identificar y aplicar el plan que Hill propone en las siguientes lecciones para sobrepasar estas debilidades es posible alcanzar el éxito. Define como Mente Maestra la habilidad de un individuo para atraer seres cuyos pensamientos estén en armonía con los suyos y trabajar en conjunto para lograr un fin.
2. Jefe con un Propósito Definido. Todo cuanto existe comienza por una idea. El proceso de materializarla comienza por el deseo ardiente de lograr algo, que se convierte en un propósito de vida, seguido por un conjunto de acciones que conllevan a la cristalización de dicha idea. De esta lección aprendí que existe una gran diferencia entre desear algo y creer en algo. Cuando se cree en algo, no existe la palabra “imposible” y no importa si se falla a la primera; de echo, puede que se falle varias veces antes de lograr lo que uno se propone. Aquí la palabra clave es perseverancia.
3. Confianza en Uno Mismo. El principal enemigo del progreso es el miedo. Miedo a la pobreza, al envejecimiento, a la crítica, a la pérdida del amor de alguien, a la enfermedad y a la muerte. Estos son los principales miedos de los que sufre el ser humano y son producto de la sociedad en que vivimos, de la herencia sociocultural que recibimos de nuestro entorno y de las personas con las que convivimos. Estos miedos se combaten con la confianza en uno mismo, a través de la autosugestión y la afirmación de que podemos lograrlo. Para ello, Hill propone repetir constantemente la fórmula de la autoconfianza, para que el hábito de creer en uno mismo sea el pensamiento dominante de nuestra mente hasta que forme parte de nuestro subconsciente. Una vez que el hábito se ha formado, éste controlará automáticamente nuestra actividad corporal, que estará dirigida a  llevar a cabo lo que sea necesario para lograr nuestros propósitos. Así por ejemplo, si usted piensa que puede aprender a conducir un auto, pone todo su esfuerzo y pensamiento hasta que lo logra. Pero si por el contrario, usted está convencido de que es incapaz de conducir un auto, probablemente nunca podrá hacerlo.
4. El Hábito de Ahorrar. El aspecto primordial de la vida es la libertad. No puede existir una libertad real sin un grado razonable de independencia financiera. En esta lección, Hill nos enseña como distribuir los ingresos sistemáticamente, apartando un porcentaje fijo acumulativo que a la larga se traduce en una de las mayores fuentes de poder personal. Nadie puede triunfar en la vida sin ahorrar dinero. No hay una excepción a esta regla y nadie puede escapar de ella. Según Hill, en líneas generales para una persona asalariada la fórmula ideal para la distribución del ingreso debería ser:
Ahorros: 20%. Ropa, comida y vivienda: 50%. Educación: 10%. Recreación: 10%. Seguro de vida: 10%. Total: 100%.
5. Iniciativa y Liderazgo. Para alcanzar el éxito se necesita poner en práctica un liderazgo constructivo que nos conduzca a la autodetermina-ción, la libertad, el autodesarrollo y la justicia. La base para lograr esto es la iniciativa. Tomar la iniciativa significa no dejar para mañana lo que puedes hacer hoy o debiste hacer ayer. Es hacer lo correcto sin que tengan que decírtelo y sin esperar un dinero a cambio.
6. Imaginación. Hill considera que la imaginación es el centro donde convergen todas los principios en que se basa su estudio. Para él no se puede tener un propósito definido en la vida, tener la autoconfianza, ni practicar el liderazgo ni la iniciativa sin previamente haberlo concebido en la imaginación. Cada persona tiene su manera particular de usar su imaginación. Desde el punto de vista del autor, unos le sacan mayor provecho económico a su imaginación que otros. Si piensa que su imaginación es inadecuada es momento de buscar una alianza con otro u otros que la tengan lo suficientemente desarrollada como para suplir su deficiencia. Existen muchas formas de aliarse. Por ejemplo, el matrimonio, la sociedad con otras compañías, aliarse con amigos, o establecer una alianza patrono-empleado en que ambos maximizan sus beneficios económicos.
7. Entusiasmo. Es la fuerza vital con que se vigoriza el cuerpo y se desarrolla una personalidad dinámica. La persona entusiasta contagia con sus ideas a quienes se ponen en contacto con ella y en última instancia logra influenciarlos para que colaboren con sus propósitos.
8. Auto-control. La persona que tiene el auto-control bien desarrolla-do no se permite ningún tipo de emociones destructivas como el odio, la envidia, los celos, el miedo, la venganza, etc. De igual manera, no cae en éxtasis ni se vuelve eufórica con respecto a nada o nadie. La persona con auto-control es capaz de implantar en su mente el tipo de pensamientos que desea y mantiene alejados aquellos que tratan de ser implantados por otros a través de la sugestión. Asimismo, es capaz de mantener la serenidad ante situaciones en las que está siendo, justa o injustamente, agredido, ofendido o reprendido, poniéndolo en control de la situación.
En la próxima entrega sobre este interesante libro les comentaré sobre lo aprendido en las siguientes ocho lecciones para alcanzar el éxito según Napoleón Hill.
Napoleón Hill es considerado uno  de los más grandes escritores de la literatura de autoayuda y superación personal. A más de 40 años de su muerte, sus trabajos siguen siendo éxitos editoriales de todos los tiempos. Su obra más famosa, Piense y Hágase Rico (Think and Grow Rich) había vendido 20 millones de copias para el momento de su muerte en 1970. Dedicó parte de su vida a estudiar y analizar a más de 500 hombres y mujeres exitosos de su época, la mayoría millonarios, para descubrir y publicar cual era la fórmula del éxito.

Additional information